De Jesus a los Sacramentos by Jacques Guillet; Nicolas Darrical (tr.)

By Jacques Guillet; Nicolas Darrical (tr.)

Show description

Read or Download De Jesus a los Sacramentos PDF

Best no-ficcion books

Guarijío de Arechuyvo, Chihuahua

El guarijío pertenece a l. a. rama tarachita de l. a. familia yutonahua. Su compilador ha dedicado más de veinticinco años al trabajo de campo y estudios comparativos de esa familia. Este estudio resulta importante porque trata de una lengua estrechamente emparentada con otra sobre los angeles que mucho se ha publicado: el tarahumara.

Vivation - La ciencia de gozar toda tu vida

"Vivation, l. a. ciencia de gozar de toda tu vida", es un verdadero clásico de los angeles literatura de autoayuda traducido a siete idiomas, que te proporcionará los conocimientos esenciales para: *mejorar tu vida amorosa *aumentar tu creatividad y tus ingresos *resolver los traumas infantiles *desarrollar el pensamiento positivo y el poder psychological *aliviar el dolor físico *descubrir tu propia personalidad Todo ello sin necesidad de maestros ni terapeutas, suavemente, sin peligros y de un modo placentero e inspirador.

Aclaraciones a la Ética del Discurso, 2000

Habermas sigue desarrollando en esta obra su análisis del «actuar comunicativo». El trasfondo de l. a. discusión está formado sobre todo por objeciones contra nociones universalistas de ethical que se remontan a Aristóteles, a Hegel y al contextualismo contemporáneo. Yendo más allá de los angeles estéril contraposición entre un universalismo abstracto y un relativismo que se contradice a sí mismo, el autor intenta defender los angeles primacía de lo justo entendido deontológicamente sobre lo bueno.

Extra info for De Jesus a los Sacramentos

Sample text

Vamos' ReCibe el bautismo y la punficaCión de tus pecados mvocando su nombre» (Hch 22,16) 39 EL BAUTISMO EN LOS HECHOS Textos implícitos 14 Cada día el Señor agregaba a la comumdad a los que (Hch 2, 47) encontraban la salvacIón. 15 Arrepentíos, pues, y volved a DIOS para que vuestros (Hch 3, 19) pecados sean borrados 16 Los creyentes, cada vez más numerosos, se agregaban al Señor una multItud de hombres y mUJeres. (Hch 5,14) 17 La palabra de DIOs crecía y el número de los dIScípulos aumentaba consIderablemente en Jerusalén Una multItud de sacerdotes abrazaron la fe (Hch 6, 7) 18.

Sus llagas os curaron. (1 Pe 2, 21-24) 8. El mismo Cristo ha muerto una sola vez por nuestros pecados, el justo por los injustos, con el fin de guiarnos hasta Dios, muerto en su carne, vuelto a la vida por el Espíritu. (J Pe3, 18) SI luego continua <

Los que se habían dIspersado cuando la tnbulaclOn ongmada a la muerte de Esteban, llegaron en su recorndo hasta FemCla, ChIpre y AntlOquía, sm predIcar la palabra a nadIe más que a los judíos Pero había entre ellos algunos chIpnotas y Clrenenses que, vemdos a AntlOquía, se dIrIgIeron a los gnegos y les anunCIaban el evangelIo del Señor Jesús La mano del Señor estaba con ellos y fue grande el número de los que abrazaron la fe v se convIrtIeron al Señor (Hch, 11, 19-22) 19 Cuando en AntIoquía Bernabé VIO la gracIa de Dios, se alegró y exhortaba a todos a permanecer, con corazón firme, umdos al Señor (Hch JI, 23-24) 20 VIendo lo que pasaba, el proconsul abrazo la fe, vIvamente ImpresIOnado por la doctrIna del Señor (Hch 13, 12) 21 Cuando la asamblea se dIspersó, muchos prosélItos y Judíos que adoraban a Dios sIgUIeron a Pablo y a Bern¡ibé, éstos conversaban con ellos y les persuadían a perseverar fieles a la graCIa de DIOS (Hch 13, 43) 40 22 A estas palabras, los gentIles, muy alegres, glonficaban la palabra del Señor, y todos los que se encontraban destInados a la vIda eterna abrazaban la fe (Hch 13, 48) 23 En Icomo entraron del mIsmo modo en la smagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que muchos judíos y gnegos abrazaron la fe (Hch 14, 1) 24 Después de haber anuncIado el evangelIo en Derbe y haber hecho bastantes dIscípulos, volvIeron por Llstra, Icomo y AntlOquía (Hch 14, 21) 25 En Tesalómca, algunos judíos se dejaron convencer y se umeron a Pablo y a SIlas, así como una multItud de gnegos que adoraban a DIOs y un buen número de mUjeres prmClpales (Hch 17, 4) 26 En Berea muchos abrazaron la fe, de este modo lo hICIeron mUjeres dIstIngUIdas y un buen número de hombres (Hch 17, 12) 27 SIn embargo, algunos (atemenses) se umeron a Pablo y abrazaron la fe (Hch 17, 34) 28 (Apolo) predIcaba y enseñaba exactamente lo que concernía a Jesús, aunque solamente conocía el bautIsmo de Juan Una vez que le habían escuchado, PnscIla y AqUlla lo llevaron con ellos y le presentaron mas exactamente el cammo de DIOS (Hch 18, 25-26) 29 «Yo te lIbraré de tu pueblo y de las nacIOnes gentiles a las que yo te envío, para que les abras los oJos, para que se convIertan de las tmleblas a la luz, y del poder de Satanás a DIOs, para que reCIban el perdón de los pecados y una parte de la herencIa con los santIficados, por la fe en mí» (Hch 26, 17-18) gado a la actividad de los personajes de los Hechos, en cada etapa del avance del evangelio Cuando no se menciona el bautismo, puede Sin embargo reconocersele a primera vista El proceso es siempre el mismo, tanto SI se describe en aquellos que anuncian la palabra como en aquellos que la reciben El vocabulario es el mismo agregarse (2, 41, 5, 14) o ser agregado por el Señor (2, 47), creer y escuchar (16, 1531, 5, 14) Cuando no se menciona el bautismo, la formula mas frecuente es el simple verbo «creer», que no tolera ninguna amblguedad (11, 19, 13, 12, 13, 48, 14, 1, 17, 1234) Las traducciones se ven obligadas a ampliar esta IndlCaClon demasiado corta acudiendo a las expresiones «hacerse creyente» o «abrazar la fe» Se trata de equivalencias exactas que se completan entre SI «Creer» indica el acto esenCial, la adheslon interior, pero el bautismo es Igualmente un gesto vIsible, un proceso que compromete en una pertenencia, en una profeslOn de fe publica La diferenCia entre las dos series no parece deberse ni a las Situaciones, ni a los pasos que se dan, ni a las experienCias VIVidas, nt a los efectos producidos Parece depender dIrectamente del estIlo del relato Normalmente se expliCita el bautismo en los episodios un tanto desarrollados, se le sugiere Simplemente en las relaCiones mas o menos sumarlas QUlza pueda advertirse un criterio mas concreto se especifica siempre el bautismo cuando se trata de personajes deSignados por su nombre o Importantes por su numero u origen los tres mil convertidos del dla de pentecostes (2, 41), los samaritanos evangelizados por Felipe (8, 12), Slmon el mago (8, 13) el eunuco etiope (8, 38), Camelia y los de su casa en Cesarea (10, 48), Lidia y el carcelero de Flllpos con los de su casa (16, 1533), CriSPO en COrinto (18, 8), los dlsclpulos de Juan bautista en Efeso (19, 5) Tamblen se ha señalado que, exceptuando los dos bautismos de FlllpOS, el bautismo no se menciona nunca dos veces en el mismo lugar (comparese 2, 41 por un lado, y por otro 2,47,5,14 Y6,7) QUlzas es que, en cada ocaSlon, esos nuevos bautismos marcaban la fundaclOn de una nueva comunidad Y qUlza, SI en FIIIpos se menciona Igualmente los bautismos de Lidia y del carcelero, es porque el autor de los Hechos qUiere subrayar que el evangelio esta a punto de conquistar el mun- do tanto en el plano SOCial como en el geograflco El ep,sodiO de Lidia Ilace pensar que los Cristianos de Flllpos se reuntan en su casa, lo mismo que los de Jerusalen en casa de la madre de Juan-Marcos Las mUjeres adqUieren un papel destacado en los primeros pasos de la IgleSia ASI, pues, el bautismo en estas dos series de textos es una realidad perfectamente definida y conocida por todos Es Identlco en todos los SitiOS en que nos encontramos con el en Jerusalen, en Antloqula o en Corinto, el mismo baja la responsabilidad de Pedro, de Pablo, de Ananlas o de Felipe Esta unidad no se ha puesto nunca de realce, dado que se trata de algo loglco Sin inSistenCia alguna, sin esbozar siquiera una reflexlOn teologlca sobre ella, los Hechos confirman en su lenguaje senCillo la confeslOn triunfal «Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo» (Ef 4, 5) Sin duda la aclamaclon de la carta a los efeSIOS es el eco de una liturgia bautismal ya elaborada y de una Slntesls excepCionalmente densa que recoge en unas breves palabras la presencia del Señor Jesus, el gesto sacramental, la experiencia espiritual y la unidad de la IgleSia No es este el estilo de los Hechos, pero SI que se trata de la misma realidad EN TORNO AL BAUTISMO Basta una sola palabra, e Incluso una mera aluslon, para evocar al lector de los Hechos un gesto que le resulta familiar De esto no se puede conclUIr que ese gesto descnto tan rapldamente se redUjera a un rito expeditiVO y ejecutado ligeramente El nto esta siempre presente y es por tanto esenCial pero no esta nunca aislado de un conjunto que le ha precedido y le acompaña Antes del bautismo se da siempre el anuncIo de la palabra Esta menclOn no figura siempre en el recuadro para eVitar citas demaSiado largas, pero nunca esta ausente Las dos excepciones son tan solo aparentes En 2, 41, SI se omite el anunCIo de la palabra, es porque todo el diScurso de Pedro que le precede se hace para preparar el bautismo de 2, 38 Y SI, al menos en Hch 9 18, no se menciona ninguna palabra antes del bautismo de Pablo (a 41 diferencia de 22, 16).

Download PDF sample

Rated 4.69 of 5 – based on 12 votes